Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Castro Urdiales

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    PuebloslineaCastro Urdiales

LOCALIZACIÓN
Castro Urdiales es la capital del municipio con el mismo nombre, se encuentra en la comarca de la Costa Oriental, en Cantabria. Limita con el mar Cantábrico (al norte), Vizcaya (al este), Liendo (al oeste) y Guriezo (al sur).

Este municipio está compuesto por la localidades de Allendelagua, Baltezana, Castro Urdiales, Cerdigo, Islares, Lusa, Mioño, Ontón, Oriñón, Otañes, Sámano, Santullán, Sonabia y Talledo.

Castro Urdiales tiene una población de 31.670 habitantes y se encuentra situado a 19 metros de altitud y a 75 km de Santander. Podemos disfrutar del Ayuntamiento, el Castillo y faro de Santa Ana, la Casa Sotileza, la Casa Isidra del Cerro, la Casa de Los Chelines, la Casa de la Naturaleza, la Residencia Pedro Velarde, el Chalet de los San Martín, el Edificio González, el Cementerio de Ballena, el Palacete, Castillo y Jardines de Ocharan, la Iglesia de Santa María de la Asunción, la iglesia de San Pedro, la ermita de Santa Ana y el Puente Medieval Romano.

Son interesantes también el Miliario Romano, las ruinas de la torre medieval de los Templarios, el Castro Monte Cueto, Castro de la Peña de Sámano, los restos de Flavióbriga y la villa Medieval o la Conducción de Aguas de El Chorrillo.

También podemos visitar el puerto, el faro de Santa Ana, las playas de Oriñón, Arenillas, Ostende, Brazomar, Dícido (Mioño) y El Berrón, los cabos de Sonabia, Islares, Rebanal, Cotolino, Saltacaballos y Ontón, el estuario de la ría de Oriñón y las cuevas de “El Cuco”, de “La Lastrilla”, “Grande o de los Corrales”, “Aurelia” .

En Castro Urdiales se celebran los Carnavales, las festividades de San Juan el 24 de Junio, San Pelayo Mártir el 26 de Junio, El Coso Blanco el primer viernes de Julio, Nuestra Señora del Carmen el 16 de Julio, Santa Ana el 26 de Julio, Santa María de la Asunción el 14 de Agosto y San Andrés Apóstol el 30 de Noviembre.

HISTORIA
Tenemos conocimiento de la existencia de vida humana en la zona de Castro Urdiales ya desde la prehistoria. Las pruebas más fehacientes son el alto número de cuevas con contenido de arte rupestre paleolítico encontradas en este término municipal ( La Lastrilla, Juan Gómez y Los Santos en Sámano, Cuco y Urdiales en el alto de San Andrés de Castro Urdiales y Vidruécano en Santullán).

También hay claros ejemplos de megalitismo en el yacimiento de Alto de Campo Poz (a 200 m. de altura sobre Castro Urdiales), en Campo Ventoso (en Otañes), Peruchote y la Campa de la Herrera (en la frontera con Vizcaya).

En la época romana, los poblados de amanos y várdulos ocupaban terrenos de este municipio y tomaban los nombres de Portus Amanus (Puerto de los Amanos, en la desembocadura del arroyo de Sámano) y Castrum Vardulies (Castro de los Várdulos), poblados de un alto nivel cultural dedicados a la agricultura, ganadería y pesca.

Ya en el año 74 se establece una única colonia, Flaviobriga (toma el nombre del emperador romano Tito Flavio Vespasiano) y que se sitúa en los terrenos ahora ocupados por la villa de Castro Urdiales.

Castro Urdiales reapareció en la Edad Media, tras la desintegración del Imperio Romano. A partir de este momento, la actividad principal fue la marítima, la construcción naval, la pesca o el comercio marítimo.

En el año 1102 aparece la primera referencia histórica de este municipio, el motivo fue la visita del obispo de Burgos. Pero el hecho más relevante de esta época es sin duda la recepción del título de villa (con sus privilegios y libertades mercantiles), que se produce en el año 1163, a través del fuero de Logroño, convirtiéndose en el primer municipio de la costa cantábrica en recibirlo.

Con este nombramiento, Castro Urdiales, se convirtió en un lugar protegido por el rey. Lo visitó en numerosas ocasiones para comprobar las obras de construcción de la Iglesia de Santa María y del Castillo que ya se habían iniciado e impulsó el crecimiento de su puerto..

Otro hecho relevante fue la creación, en 1296, de la Hermandad de las Marismas o de la Marina de la Castilla con Vitoria con capital en Castro, en ella las ocho villas más importantes de Cantabria y País Vasco defendían sus intereses comerciales en los puertos europeos.

En la Edad Moderna se sucedieron una serie de capítulos que marcaron el devenir de la historia de la villa hasta el siglo XIX. En primer lugar se produjo el auge en la actividad comercial de Castro se produce con el descubrimiento de América, se deja de comercializar con Europa Atlántica y se dedican exclusivamente a las colonias de ultramar.

El segundo capítulo importante sucedió a finales del siglo XVI, la población de la villa se redujo de una manera notable y la causa principal fue la peste. Esto conllevó a la pérdida de importancia y por eso se creó el Corregimiento de las Cuatro Villas de la Costa de la Marina de Castilla, compuesto por San Vicente de la Barquera, Santander, Laredo y la ya nombrada Castro Urdiales.

El último capítulo que repercutió en Castro, negativamente, fueron las políticas de los consulados de Burgos y Bilbao (creados en 1494 y 1511).
En 1813, la villa fue tomada por las tropas napoleónicas, estaba totalmente destruida por la gran resistencia de sus defensores que tras esto huyeron en buques ingleses.

En 1822, una década después, Castro Urdiales y La Junta de Sámano se configuraron como ayuntamiento constitucional.

Mediado el siglo XIX se produce un nuevo resurgir, en este caso gracias a la actividad minera (el hierro de Mioño y Ontón), a la actividad pesquera y a las fábricas conserveras de pescado.

Hasta finales del siglo XIX, Castro Urdiales pertenece a al corregimiento de las cuatro villas y posteriormente intenta formar parte del Señorío de Vizcaya para poder obtener sus privilegios y mejores infraestructuras, pero no lo consigue.

Ya a finales del siglo XX y en la actualidad, la principal actividad económica es el turismo (sin dejar de lado la actividad marítima), esta villa se ha convertido en el destino favorito de muchas familias en el periodo estival.



Escribe un comentario