Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Casa de Los Chelines en Castro Urdiales

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslineacasa-de-los-chelines-castro-urdiales

LOCALIZACIÓN

La llamada comúnmente Casa de “Los Chelines”, se encuentra en una esquina de la Plaza de España, más conocida como Plaza del Ayuntamiento, en pleno casco urbano de la bella villa costera de Castro Urdiales y cerca de la Casa Isidra del Cerro, la Residencia de Pedro Velarde, el Chalet de los San Martín, el conjunto del Palacete, Castillo y Jardines de Ocharan y la Casa o chalet Sotileza.

La llamada comúnmente Casa de “Los Chelines”, se encuentra en una esquina de la Plaza de España, más conocida como Plaza del Ayuntamiento, en pleno casco urbano de la bella villa costera de Castro Urdiales.

HISTORIA
Esta casa fue proyectada por el arquitecto bilbaíno Severino de Achúcarro al igual que la Casa Isidra del Cerro, en 1902, pero la dirección de la obra la dejó en manos de su discípulo Leonardo Rucabado, local de Castro Urdiales. El encargo de la vivienda lo realizó el Sr. Acebal.

Declarada Bien de Interés Cultural en 1991.

ARQUITECTURA
Se trata de un edificio de estilo neogótico con influencias modernistas de planta poligonal con patio central, con unos soportales con arcadas en la planta baja para locales comerciales y cuatro pisos encima para viviendas privadas. Tanto los soportales como como la entreplanta están construidos en piedra de sillería, y los pisos superiores, con tirolesa.

Destaca su fachada principal en la que podemos ver una estructura simétrica en todos los pisos, con miradores en los extremos y grandes ventanas en el centro, con algunos cambios.

En la entreplanta, la ventana central forma un mirador decorado con motivos góticos, dejando una ventana a cada lado, enmarcadas con molduras y en los extremos, en lugar de tener un mirador como los demás pisos, tiene unos ventanales adornados con columnas adosadas. Los dos pisos siguientes tienen una balconada en las tres ventanas centrales al contrario que el último piso, que carece de ella.

La fachada se remata con una cornisa muy ornamentada y en el tejado sobresale un pináculo, aunque en el proyecto inicial existían cuatro de estos pináculos y unas chimeneas adornadas.

Se puede observar como las viviendas inferiores del piso pertenecían a familias más adineradas, mientras las superiores, con menos adornos en la fachada y en su interior, pertenecían a familias más de clase media-alta.



Escribe un comentario