Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Torre de Don Beltrán de la Cueva en Queveda

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Pueblos
lineaTorre-de-Don-Beltrán-de-la-Cueva-en-Queveda

LOCALIZACIÓN
La Torre de Don Beltrán de la Cueva, también llamada “La Beltraneja” o Torre de Queveda, se encuentra ubicada en la localidad de Queveda, dentro del municipio de Santillana del Mar, junto a la Iglesia Parroquial de Queveda.

HISTORIA
Esta torre fue mandada construir, en un principio para fines de defensivos, por don Beltrán de la Cueva, valido del rey Enrique IV de Castilla, a finales del siglo XV o principios del XVI.

Con el tiempo, irá transformándose en residencia privada e irá abandonando sus fines defensivos. En el siglo XVII, se le adosa a la torre, la casona montañesa que vemos hoy en día.

En 1981, el conjunto es declarado Bien de Interés Cultural.

ARQUITECTURA
La torre, tiene planta cuadrangular, tres alturas y un ático coronado por almenas en su fachada oeste, y una cubierta a dos aguas. Es una torre sobria construida con sillería y con algún añadido ornamental de estilo barroco. En lo alto de los esquinales, se pueden apreciar cubos circulares con saeteras en forma de ojo de llave.

La fachada principal de la torre es la situada al sur y se encuentra bastante reformada, con el añadido de un zaguán y otros elementos barrocos. Sin embargo, la fachada más espectacular es la oeste, donde podemos ver, en el tercer piso, el orgulloso escudo de armas de la familia De la Cueva soportado por dos leones y entre dos ventanas de arco rebajado. Junto a esta fachada se encuentra la portalada de acceso a la finca.

La casona montañesa se encuentra adosada a la fachada oriental de la torre. En su fachada sur, protegida por cortavientos, podemos ver el pórtico en la planta baja abierto al exterior por cinco columnas que soportan la solana de madera del piso superior. En su fachada oriental, vemos el arco de medio punto que da acceso lateral al pórtico y, encima de él, otro escudo de la familia De la Cueva.



Escribe un comentario