Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Balneario de Puente Viesgo

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puente Viesgolineabalneario_puente_viesgo

Localización

El balneario de Puente Viesgo está formado por un manantial de aguas termales a orillas del río Pas en el Valle del Toranzo, en l La localidad de Puente Viesgo, Cantabria.

La Estación Termal se encuentra comunicada con el hotel y rodeada por un gran parque natural.

Historia

Las propiedades del manantial se empiezan a conocer a principios del siglo XVIII.

Documentos encontrados de 1766 y 1850 mencionan casas de baños alrededor de los manantiales propiedad de la familia Corcho.

En 1862 las aguas del balneario fueron declaradas de utilidad pública.

En el año 1898 la única casa de baños construida en el Balneario de Puente Viesgo empieza a recibir las visitas de los ilustres de la época tales como el Marqués de Comillas, Benito Pérez Galdós o Marcelino Menéndez Pelayo.

Luego de pasados los inicios del siglo XX se inicia una época de decadencia para el balneario que resurge gracias a que un empresario hostelero Manuel Pérez Mazo en 1990 compra los terrenos del manantial para hacerlo resurgir como el actual Gran Hotel Balneario de Puente Viesgo.

Las aguas del manantial ayudan con los problemas cardiovasculares: insuficiencia venosa (edemas maleolares), claudicación intermitente, varices, cardiopatías compensadas, hipertensión arterial.

Problemas respiratorios de vías altas: rinitis, sinusitis, laringitis, traqueítis, faringitis.
Problemas reumatológicos: reumatismos articulares y musculares, artrosis, osteoporosis, secuelas postraumáticas.
Problemas psicosomáticos: ansiedad, depresión, fobias.

No se recomienda el baño en estas aguas en los siguientes casos:
Procesos infecciosos en fase aguda.
Procesos oncológicos.
Cardiopatías descompensadas.

Servicios

Horario Balneario: de 09.00 h. a 13.30 h. y de 16.00 h. a 20.30 h.

Para realizar cualquier servicio deben acudir a la recepción del balneario con bañador, albornoz y chanclas.



Escribe un comentario