Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Paseo Pereda y Calle de Castelar

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslinea paseo_pereda_castelar_santander

 

El Paseo de Pereda y la Calle Castelar son dos calles consecutivas que conforman el paseo sur junto a la bahía de la ciudad de Santander, capital del municipio del mismo nombre y de la Comunidad Autónoma de Cantabria. Este paseo se encuentra en pleno centro de urbano de la ciudad, cerca de varios importantes enclaves turísticos, como la Catedral de la Asunción. Sus nombres vienen del insigne novelista de Polanco, José María de Pereda, y del presidente de la I República, Emilio Castelar.

Desde finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, Santander asiste a un proceso de gran expansión debido a su transformación paulatina de villa pesquera a ciudad comercial. Las cinco primeras manzanas proyectadas en el Paseo de Pereda quedan terminadas en 1795 y sientan las bases de la modulación urbana que se hará de ahí en adelante.

Tras el parón producido durante la Guerra de Independencia, el proceso de urbanización de reanuda y se construye la sexta manzana, en la que hoy se encuentra el Banco de Santander. Se suceden diferentes construcciones hacia el este de Puertochico y se empieza a perfilar la Calle Castelar y la avenida Reina Victoria, con el claro objetivo de integrar en la ciudad el Barrio de El Sardinero, que tanta importancia estaba ganando en el siglo XIX con el auge de los llamados “baños de ola”.

Todos los edificios del Paseo de Pereda y la Calle Castelar son un fiel reflejo de la época en que fueron construidos. Así, pasamos de la sobria y aséptica racionalidad que podemos ver en las primeras manzanas, a las mayores libertades de arquitectos eclécticos en las últimas.

Estas calles no se vieron afectadas por el gran incendio de la ciudad de 1941, lo que supone que podamos ver a día de hoy, todos los edificios tal y como se construyeron. Destacan el edificio del Banco de Santander, el edificio Siboney, el edificio del Banco Vitalicio y, al final de la Calle Castelar, el Palacio de Festivales de Cantabria, donde se celebran numerosos espectáculos, obras y distintos eventos a lo largo de todo el año.



Escribe un comentario