Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Iglesia de Santa Leocadia en Helguera

linea2 Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslineaiglesia-de-santa-leocadia-en-Helguera

LOCALIZACIÓN
La Iglesia de Santa Leocadia se encuentra situada en el pueblo de Helguera, dentro del municipio de Molledo, en la Comarca del Besaya.

HISTORIA
En el siglo X se construyó esta iglesia parroquial de Helguera prerrománica, que constituye, junto a Santa María de Lebeña y San Román de Moroso, uno de los pocos ejemplos de arquitectura de repoblación conservados en la región.

Durante los siglos posteriores, la Iglesia de Santa Leocadia sufrió distintas transformaciones, reformas o ampliaciones, como la adición de la sacristía en el siglo XVII o la espadaña.

ARQUITECTURA
Esta iglesia de estilo prerrománico dispone de una sola nave con un ábside mozárabe de planta cuadrada con arco triunfal de herradura y bóveda de cañón. La cubierta, tanto del cuerpo principal, como del ábside, es a dos aguas. En el muro oeste se encuentra la puerta de ingreso adintelada y enmarcada por sillares, sobre ella se dispone una ventana adintelada alargada, también enmarcada por sillares, y coronando este muro, una sencilla espadaña de doble tronera con arco de medio punto y remate en cruz.

En el exterior, destacan los típicos modillones lobulados que decoran la cornisa del ábside, y en el interior, el retablo barroco del siglo XVIII con variada policromía, presidido por una imagen de Santa Leocadia y un busto de Cristo. Dos columnas historiadas enmarcan el sagrario.

También destaca en el exterior el muro sur de la nave, con dos vanos que poseen arco de medio punto. Los vanos del ábside son rectangulares pero en su origen fueron simples troneras. Son interesantes los modillones de rollos decorados con motivos geométricos que soportan el alero del tejado. El ábside está construido en piedra de sillería; la parte anterior del muro es de sillarejo, correspondiente a la primitiva edificación, en tanto que el resto de la fábrica es de mampostería. El interior de la nave se cubre con armadura de madera, mientras que el ábside, lo hace con bóveda de cañón, separando ambos espacios un arco de ligera herradura peraltado



Escribe un comentario