Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Iglesia de San Facundo y San Primitivo en Silió

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    MolledolineaIglesia-de-San-Facundo-y-San-Primitivo-en-Silió

LOCALIZACIÓN
La Iglesia de San Facundo y San Primitivo se encuentra en el pueblo de Silió, perteneciente al municipio de Molledo, dentro del Valle de Iguña, en la Comarca del Besaya.

HISTORIA
El templo que podemos observar hoy en día data de la época de la reina Doña Urraca (primer cuarto del siglo XII) aunque, según algunos documentos antiguos, existía un antiguo monasterio dedicado a San Facundo y San Primitivo en el mismo sitio donde se alza la iglesia, que fue fundado durante el siglo X.
La iglesia sufrió una serie de reformas y ampliaciones más adelante, que afectaron, sobre todo, a la sacristía y la espadaña.
Más adelante, ya en el siglo XX, durante la guerra civil, la iglesia fue incendiada y resultaron dañados los capiteles y el ábside.
Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1970.

ARQUITECTURA
Esta iglesia se trata, sin duda, del monumento románico más destacado del Valle de Iguña. Es un templo de una sola nave, con ábside semicircular, en el que destaca, principalmente, la variedad iconográfica en la decoración de capiteles y canecillos.
En su exterior, destaca su entrada principal, situada en el muro sur del edificio, adelantada con respecto al mismo, y que tiene una forma de arco de medio punto, está abocinada por arquivoltas simples de baquetones y la cubre un pequeño tejadillo con canecillos en los que abunda la temática animal; y, sobre todo, el ábside, muy bien conservado y de buenas proporciones.
El ábside se divide en tres calles separadas por tres delgadas columnas apoyadas en contrafuertes. En cada una de ellas hay una ventana con arco de medio punto y doble columna con capiteles. Entre ellas, destaca la situada más a la izquierda, sobre la sacristía, añadida en tiempos barrocos. Tanto en los capiteles de las columnas, como en los canecillos a lo largo de toda la cornisa del ábside, se pueden observar gran cantidad de motivos decorativos de gran belleza.
En el interior del templo, también es el ábside lo que más se puede destacar, pese a los daños sufridos, sobre todo en los capiteles, durante el incendio producido en la guerra civil. Destaca la arcada de 9 arcos de medio punto ciegos que incluyen el presbiterio y los capiteles conservados, con diferentes temas decorativos. Está cubierto por una bóveda de horno y cañón. Lo precede un simple arco toral de medio punto.



Escribe un comentario