Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Iglesia de San Nicolás en Las Presillas

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puente ViesgolineaIglesia de San Nicolás en Las Presillas

Localización

La Iglesia de San Nicolás se encuentra ubicada en el pueblo de las Presillas, en el municipio de Puente Viesgo en Cantabria.

Historia

Según estudios realizados al capitel que se encuentra en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Santander, la Iglesia de San Nicolás pertenece a la era pre-romántica del siglo IX.

La parroquia tiene una base rectangular en la que se distribuyen un ábside cuadrado y una nave de cuatro tramos. Esta cuenta con dos capillas laterales colindantes que forman un falso crucero. El ábside cuenta con una ventana meridional decorada con una ladra barroca de pilastras laterales y frontón curvo partido.

Sobre las primeras decoraciones del templo no queda nada, se presume que debieron ser retablos de estilo barroco. Se cree que pudieron haber desaparecido durante  la guerra civil y luego sustituidos por hornacinas neogóticas de madera que serian desmontadas en 1986 tras la reforma del templo.

Por otro lado el retablo original de piedra está perfectamente conservado entre los contrafuertes del lado de la epístola dedicada a la Virgen del Carmen y San Cristóbal decorada con florones en la predela y la hornacina.

La pila bautismal tiene forma  troncocónica invertida, esta no presenta decoración alguna mientras la pila de agua bendita está adornada con flores y rostros humanos en su copa y sogueado en el borde.

El presbítero está adornado con muebles del siglo XVII, un escaño con el escudo de los Ceballos sostenido por leones en el respaldo y un hermoso sitial

Hacia el lado del evangelio podemos ver una lapida bien conservada donde se leen los datos de cómo la capilla fue mandada a construir por Pedro Díaz de Zeballos el Neto y su mujer María Gutiérrez de Escalante en 1484 y su reedificación en 1764, 63 y 66 por Francisco Luis Joseph de Velasco Zeballos, el de la Rueda y Neto.

Algunos miembros de esta familia se encuentran enterrados en la Iglesia de San Nicolás, en esta aun pueden verse sus armas en los distintos lugares. Hacia el  lado de la epístola hay un sarcófago en donde descansa Pedro Díaz de Zeballos El Neto bajo la siguiente inscripción: “Esta Capilla la mando hacer el honrado caballero Pedro Díaz de Zeballos El Neto, vasallo del Rey y Doña María Gutiérrez de Escalante su mujer, año de MCDLXXXIIII (1484).” También se encontraron tres lapidas de sepulcros de los siglos XIV y XV, estos sepulcros se encontraban depositadas hasta hace algunos años a los pies de la torre ahora se pueden contemplar en la rivera del río que está cerca como muro de contención de una finca.

La cubierta del presbiterio está hecha de terceletes, las de la nave son mucho más simples con nervios de refuerzo y el resto son de crucería.

La capilla del Rosario es la más antigua según su bóveda la cual es de medio cañón y  grandes sillares

Los retablos son modernos, destacando uno de piedra en una capilla lateral y una hermosa ventana en el ábside.

Durante los trabajos de mantenimiento del templo en 1986 se descubrió en el muro del frente una pintura mural. Mientras se hicieron las comunicaciones respectivas dicho muro fue picado quedando así solo algunos vestigios en su parte inferior. Estas pequeñas porciones de dibujo nos hacen pensar que se trataba de una cruz rodeada de los símbolos de la Pasión. En la parte superior se apreciaba la cabeza del Salvador con los brazos abiertos, rodeado del sol y las estrellas.

El templo de San Nicolás es de poca altura pero cuenta con una torre en sillería de tres cuerpos.

A partir del siglo XVIII la Iglesia dependía de la familia Zeballos, antes de eso hay documentos que decía pertenecer al monasterio de San Martín de Elines, y también que el Monasterio de Monte Corbán tenía derechos sobre el diezmo.

En el inventario de 1729 se citan varios altares, entre ellos el de nuestra Señora del Rosario en San Nicolás, el cual poseía un cáliz de de plata sobredorada y una cruz grande de plata, con astil de madera negra donado por D. Francisco de Zeballos Estrada

EN 1724 se  verifica que la capilla mayor necesita obras de restauraciones por sus daños severos los cuales se realizan recién en 1764 aproximadamente.



Escribe un comentario