Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Arquitectura religiosa en Barrio

Localización

La Iglesia parroquial de San Martín se encuentra situada en la localidad de Barrio del municipio de Vega de Liébana en Cantabria.

Historia

La Iglesia parroquial de San Martín es de traza similar a las edificadas en la zona. Fue construida alrededor del siglo XVII con mampostería y sillares en los esquinales.

El templo cuenta con una cabecera cuadrada cubierta con bóveda de cañón, un arco triunfal de medio punto, la nave de un solo tramo cubierta de madera y coro alto a los pies.

Cabe notar la cabecera multicolor con rameados contrarreformistas.

La actual Iglesia parroquial de San Martín es una reedificación puesto que consta en documentos la existencia de otra iglesia hacia 1639.

En otros documentos del año 1760 consta también que el maestro de cantería José de Azes, vecino de Vidiago fue el encargado de construir la Iglesia parroquial de San Martín.

En su interior podemos apreciar el fabuloso retablo de 1760 lo mismo que imágenes de Santa Lucía fechadas hacia el siglo XVII y de San Antón.

Servicios

La Iglesia parroquial de San Martín se encuentra abierta al culto.

Localización

La Ermita de Nuestra Señora de los Remedios se encuentra situada en el barrio de las Hazas en la localidad de Barrio del municipio Vega de Liébana.

Historia

La Ermita de Nuestra Señora de los Remedios fue construida en el siglo XVIII por la familia Campillo quienes eran propietarios de la misma.

EL templo esta construido con mampostería. Esta compuesto por dos cuerpos, la cabecera que es mas alta y cubierta por bóveda de caños con restos de policromía, el otro cuerpo lo compone la nave que esta cubierta con madera a dos aguas. Cuenta también con pilastras toscanas sencillas.

En el interior de la ermita se encuentra un retablo que data del siglo XVIII. Este cuenta con tres calles y atico. Esta decorado profusamente según el estilo de la época. En el retablo observamos una Virgen con Niño, imagen de vestir, y un busto moderno de Santa Teresita de Lisieux en el ático. El colorido del retablo a base de dorados, superficies de color liso y rocallas pintadas hacen del mismo una obra magnifica.

En las paredes de la ermita encontramos ornamentaciones murales de mucho colorido.