Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Qué ver en Cartes

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Pueblos
linea

El actual puente de Santiago de Cartes fue construido en 1752, obra del ingeniero José Santos Calderón de la Barca y Victoria. Formaba parte del Camino Real proyectado por el ingeniero Don Sebastián Rodolphe, quien decidió trasladar el viejo puente aguas arriba. En un momento fue considerado «la obra más importante de toda la ruta», y aun hoy sigue prestando servicio a la carretera nacional 611, aunque tras sufrir diversas reparaciones. Fue proyectado para cruzar el Besaya en una ubicación distinta a la del anterior puente, que debido a su mal firme y cercanía al río, había sufrido numerosos desperfectos en su compostura. El paso se confirmó en la llamada mies de la Geresa para orientarse hacia la «Llana de Santiago» (teniendo que superar una mayor distancia entre las orillas y salvar la débil composición de lecho de río. En 1867 el puente de Cartes se incluyó en el Catálogo Monumental de Don Ángel de los Ríos y Ríos reconociéndole la calidad y diseño de la construcción.

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Pueblos
linea

Se encuentra en la localidad de Cartes y perteneció al escribano Pedro Ruiz Maladino y posee algunos de los elementos arquitectónicos más antiguos del municipio de época gótica. La fachada de sillería que asoma al Camino Real es de una remodelación posterior, de mediados del siglo XVI y de un estilo puramente renacentista.

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Pueblos
linea

Se encuentra en Cartes. Quijano Velarde, miembro del Santo Oficio, la reconstruyó en el siglo XVIII. Destaca su arcada de piedra y de cornisa con motilones de piedra caliza que rodean las vigas de madera del alero.

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Pueblos
linea

La casa se encuentra en la localidad de Cartes y conserva una portada gótica aproximadamente del siglo XV, de arco apuntado, decorado en la arista de intradós con besantes. Tiene una curiosa inscripción medieval en la clave del arco, escrita en gótico que resulta prácticamente indescifrable. Se cree que pueda tratarse de una fragmento de lápida sepulcral o de la dedicatoria de su propietario.