Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Teatro Casino Liceo en Santoña

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslineateatro-casino-liceo-santoña

LOCALIZACIÓN
El Teatro Casino Liceo se encuentra en pleno centro urbano de la localidad marinera de Santoña, en el Paseo Camilo José Cela.

HISTORIA
En el año 1850 nace la Sociedad Casino Liceo y no será hasta 1862 cuando se cree otra sociedad con el fin de construir un casino en la villa de Santoña. Es a este edificio al que, a partir de 1880 se le empieza a conocer con el nombre de Teatro Casino Liceo.

Durante los siglos XIX y XX el Teatro Casino Liceo goza de una edad de oro y pasan por él infinidad de compañías de teatro tanto profesionales como de aficionados locales o no, además se empiezan a proyectar las primeras películas.

Más tarde, durante la crisis del sector teatral de los años 70 y 80 del pasado siglo XX, el teatro se ve obligado a cerrar sus puertas lo que llevará a su posterior abandono.

En 1998, el Ayuntamiento de Santoña alcanza un acuerdo con la Sociedad Casino Liceo por el cual ésta cede la propiedad durante 30 años. En 2001 empiezan las obras de restauración del edificio y en 2003, se suma la colaboración del Gobierno de Cantabria.

En 2005 finalizan las obras y se inaugura el nuevo Teatro Casino Liceo que cuenta con numerosos añadidos y mejoras modernas, pero siempre sin desprenderse de ese aire de teatro clásico que lo caracteriza y lo hace único.

Actualmente, el teatro es utilizado tanto para representaciones teatrales, como para actuaciones musicales, danzas, bailes, proyecciones cinematográficas o conferencias.

Página web oficial del Teatro Casino Liceo en Santoña: www.teatrocasinoliceo.es

La Sociedad Casino Liceo, que tiene su sede propia en la calle Alfonso XII, número 11, fue fundada en el año 1850. Señalaba su reglamento como presidentes honorarios a las primeras autoridades civil y militar de la villa. Por otro lado, la sociedad no reconocía ningún fin político ni religioso, pues sus objetivos eran proporcionar a los socios un centro de agradable reunión y recreo. Para ello disponían de salones para café, billar, juegos, biblioteca, prensa, y muy particularmente un teatro, cuya construcción se hizo adquiriendo unos terrenos adjuntos en 1862, para que los aficionados dieran cuantas funciones desearan, así como bailes, veladas literarias y conferencias instructiva.

Los recursos económicos no solo eran las cuotas de los socios, sino las cantidades que rindiese el teatro, el arriendo de la cafetería y de algunos eventos que organizase la junta directiva para recaudar fondos. No obstante sus salones, no se podían alquilar para explotarlos con espectáculos ni banquetes.

Para ingresar como socio se necesitaba tener más de 18 años o tener concluida una carrera y ser presentado por tres socios de número. La solicitud era colocada en el cuadro de anuncios durante un tiempo y los socios, de forma reservada, exponían a la directiva lo que pudiera constarles que impidiese la admisión. Luego la directiva votaba por medio de bolas blancas y negras, siendo condición indispensable para que el socio fuera admitido, resultasen todas las bolas blancas.

Desde que se inauguró el teatro, el Casino Liceo desempeñó un importantísimo papel en el campo cultural de Santoña, no sólo para los socios sino para el resto de la población. Muchas de las funciones teatrales y otros actos culturales llevados a cabo, eran con carácter benéfico.

Así mismo se organizaban bailes de sociedad, principalmente en carnaval y días de fiesta. Para ello se nivelaba el suelo del patio de butacas mediante gatos, retirando previamente las butacas, luego se esparcía talco para dejar más suave la madera y poder deslizarse mejor en los bailes. El los palcos quedaban personas mayores, la mayoría padres en vigilancia y cuchicheo.

El cine, entonces mudo, se inició en 1880, hasta que en 1932 se instaló sonoro. La proyección de películas se alternaba con todo tipo de espectáculos. El casino tuvo empleados: conserje, personal de limpieza y abastecedor del bar. En la actualidad no hay conserje sino un portero automático, que al pulsar abre la puerta.



Escribe un comentario