Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Qué ver en Molledo

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    MolledolineaIglesia-de-San-Facundo-y-San-Primitivo-en-Silió

LOCALIZACIÓN
La Iglesia de San Facundo y San Primitivo se encuentra en el pueblo de Silió, perteneciente al municipio de Molledo, dentro del Valle de Iguña, en la Comarca del Besaya.

HISTORIA
El templo que podemos observar hoy en día data de la época de la reina Doña Urraca (primer cuarto del siglo XII) aunque, según algunos documentos antiguos, existía un antiguo monasterio dedicado a San Facundo y San Primitivo en el mismo sitio donde se alza la iglesia, que fue fundado durante el siglo X.
La iglesia sufrió una serie de reformas y ampliaciones más adelante, que afectaron, sobre todo, a la sacristía y la espadaña.
Más adelante, ya en el siglo XX, durante la guerra civil, la iglesia fue incendiada y resultaron dañados los capiteles y el ábside.
Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1970.

ARQUITECTURA
Esta iglesia se trata, sin duda, del monumento románico más destacado del Valle de Iguña. Es un templo de una sola nave, con ábside semicircular, en el que destaca, principalmente, la variedad iconográfica en la decoración de capiteles y canecillos.
En su exterior, destaca su entrada principal, situada en el muro sur del edificio, adelantada con respecto al mismo, y que tiene una forma de arco de medio punto, está abocinada por arquivoltas simples de baquetones y la cubre un pequeño tejadillo con canecillos en los que abunda la temática animal; y, sobre todo, el ábside, muy bien conservado y de buenas proporciones.
El ábside se divide en tres calles separadas por tres delgadas columnas apoyadas en contrafuertes. En cada una de ellas hay una ventana con arco de medio punto y doble columna con capiteles. Entre ellas, destaca la situada más a la izquierda, sobre la sacristía, añadida en tiempos barrocos. Tanto en los capiteles de las columnas, como en los canecillos a lo largo de toda la cornisa del ábside, se pueden observar gran cantidad de motivos decorativos de gran belleza.
En el interior del templo, también es el ábside lo que más se puede destacar, pese a los daños sufridos, sobre todo en los capiteles, durante el incendio producido en la guerra civil. Destaca la arcada de 9 arcos de medio punto ciegos que incluyen el presbiterio y los capiteles conservados, con diferentes temas decorativos. Está cubierto por una bóveda de horno y cañón. Lo precede un simple arco toral de medio punto.

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslinea

La Casa y Torre de Obregón se localiza en el pueblo de Silió, dentro del municipio de Molledo, situado en la Comarca del Besaya, en el corazón de la Región.

Este conjunto de casona montañesa solariega y torre, data del siglo XVIII, construido en plena Edad Moderna en Cantabria.

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslinea

La Iglesia Parroquial de Santa Olalla se encuentra en la localidad de Santa Olalla, dentro del municipio de Molledo, municipio más al sur dentro de la Comarca del Besaya, en el corazón de la región.

Se encuentra bajo la advocación de Santa Olalla.

linea2 Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslineaiglesia-de-santa-leocadia-en-Helguera

LOCALIZACIÓN
La Iglesia de Santa Leocadia se encuentra situada en el pueblo de Helguera, dentro del municipio de Molledo, en la Comarca del Besaya.

HISTORIA
En el siglo X se construyó esta iglesia parroquial de Helguera, que constituye, junto a Santa María de Lebeña y San Román de Moroso, uno de los pocos ejemplos de arquitectura de repoblación conservados en la región.

Durante los siglos posteriores, la Iglesia de Santa Leocadia sufrió distintas transformaciones, reformas o ampliaciones, como la adición de la sacristía en el siglo XVII o la espadaña.

ARQUITECTURA
Esta iglesia de estilo prerrománico dispone de una sola nave con un ábside mozárabe de planta cuadrada con arco triunfal de herradura y bóveda de cañón. La cubierta, tanto del cuerpo principal, como del ábside, es a dos aguas.

En el exterior, destacan los típicos modillones lobulados que decoran la cornisa del ábside, y en el interior, el retablo barroco del siglo XVIII con variada policromía, presidido por una imagen de Santa Leocadia y un busto de Cristo. Dos columnas historiadas enmarcan el sagrario.