Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

Los Corrales de Buelna

linea2
Qué hacer     Qué ver     Restaurantes    Alojamientos    Puebloslinealos-corrales-de-buelna

Los Corrales de Buelna es la capital del municipio del mismo nombre, se encuentra en la comarca del Besaya, en Cantabria. Limita al norte con Cartes, Cieza y Arenas de Iguña al sur, San Felices de Buelna y Anievas al este y Mazcuerras al oeste.

Este municipio está compuesto por la localidades de Barros, Las Caldas del Besaya, Los Corrales de Buelna, Coo, San Mateo y Somahoz.

Este municipio tiene una población de 11091 habitantes, de los cuales 9105 habitan en su capital. Se encuentra situado a 98 metros de altitud y a 42 km de Santander. Destacan edificios religiosos como la iglesia de San Vicente Mártir o el Santuario de Nuestra Señora de la Cuesta y edificios civiles como El palacio de los Condes de Mansilla, la Casona de José María Quijano o el edificio que acoge la Casa Consistorial (antigua residencia de los señores de Mazarrasa),

En Los Corrales de Buelna se celebran las festividades de San Juan Bautista el 24 de Junio y la Fiesta de Las Guerras Cántabras el primer fin de semana de Septiembre.

HISTORIA
Ya en la prehistoria, entre el periodo Musteriense y la Edad de Bronce, este municipio estuvo poblado. Así lo demuestran los vestigios encontrados en las cuevas de Hornos de la Peña, localizadas en Tarriba y Sovilla, en la zona oriental a los pies del macizo del Monte Dobra.

La presencia romana en el Valle de Buelna ( San Felices y Los Corrales de Buelna), fue importante, de este periodo son los elementos más significativos, las estelas cántabras gigantes que aparecieron en el Monte Dobra y en Barros y Lombera (localidades de Los Corrales de Buelna). También pasaba por la zona oeste del municipio la calzada que pasa por el Monte Fresneda (calzada de los Blendios), la vía más importante de comunicación entre Castilla y Cantabria en estos tiempos.

También ha quedado demostrados que en este periodo hubo acontecimientos bélicos, Las Guerras Cántabras y que por esto se construyeron los castros (defensivos) de la Espina del Gallego y los campamentos militares de Cildá, El Cantón y Campo de las Cercas (este conjunto se distribuye entre los siguientes municipios: Corvera de Toranzo, Anievas, Arenas de Iguña, Molledo, San Felices de Buelna y Puente Viesgo).

Durante la Edad Media, finalizando el siglo X, el Valle de Buelna estaba bajo el dominio señorial de la Abadía de Covarrubias (infantado fundado en el año 978 por los condes de Castilla para su hija Urraca).

En el año 1431, Juan II fundó y asignó el Condado de Buelna a Pero Niño (descendiente de la Casa de la Vega, un importante linaje de La Montaña, su madre era Inés Lasso de la Vega, ama de cría del heredero de la Corona de Castilla) en reconocimiento por sus acciones contra corsarios y la expedición de castigo a Inglaterra en los años 1404 y 1405.

Alfonso Niño, hermano de Pero Niño y abad de Santillana fue quien mandó construir, a finales del siglo XIV, la conocida torre-fortaleza en el barrio de Llano. Su hijo fue quien heredó el título de Conde de Buelna cuando falleció su hermano.

Tras los Niño, se hicieron con el poder señorial del Valle los marqueses de Aguilar, los condes de Castañeda y los duques de Frías hasta comienzos del siglo XIX,cuando se conformó el régimen municipal. En el año 1822 el Valle de Buelna se dividió en dos municipios: San Felices de Buelna y San Mateo (que posteriormente, en el año 1835, pasó a llamarse Los Corrales de Buelna).

En el año 1834 una gran epidemia causó la muerte a la mitad de la población de Los Corrales, pero gracias a la inauguración del tramo Santander-Los Corrales de ferrocarril en 1858 y a personas como José María Quijano Fernández- Hontoria, fundador de la fábrica Forjas de Buelna en el año 1876, el municipio comenzó a desarrollarse.

Otros dos capítulos importantes en el desarrollo del municipio son la creación de las Escuelas Nacionales para niños y para niñas en 1876 y la instalación de la luz eléctrica en 1900.

A lo largo del siglo XX el movimiento obrero ha sido protagonista en varias ocasiones. La más importante en 1975 la protagonizaron los trabajadores de Authi (empresa ya inexistente). Más actual es la protesta de los trabajadores de Trefilerías Quijano en 2004, empresa que también cerró y que hace que la industria en la zona haya decaído un poco en los últimos años.



Escribe un comentario