Síguenos en Facebook: ViajarPorCantabria.com

El Parque de la Viesca

parque_de_la_viesca

El parque de la Viesca es el paisaje resultante de la actividad extractiva de uno de los yacimientos de zinc más importantes de Europa, durante casi 150 años. Se extiende entre los municipios de Cartes, Reocín y Torrelavega, delimitado por el río Besaya entre el puente de Cartes y el barrio de Torres. Hoy día la Viesca es el principal espacio verde de la ciudad de Torrelavega, conectado a través de dos esbeltas pasarelas peatonales con el Barrio de Covadonga.

Su aspecto actual es muy diferente la paisaje kárstico original, cuyas formas abruptas fueron paulatinamente colmatadas e igualadas por un conjunto de terrazas y escombreras en torno al gran cráter formado por la explotación a cielo abierto. En 2004 la Consejería de Medioambiente llevó a cabo la Restauración Ambiental del Entorno Minero de la Viesca, convirtiendo parte del antiguo complejo minero para su uso como espacio público y de ocio, recibiendo el apoyo y atención de vecinos de Torrelavega y en especial del Barrio de Covadonga. De este modo se rehabilitó y revitalizó una zona históricamente sometida a una fuerte degradación por su actividad minera convirtiéndola en un amplio conjunto para el disfrute de las cercanas poblaciones de Torrelavega y Cartes. También fue rehabilitado el antiguo hospital de AZSA y su entorno, reconvirtiéndose en un edificio, como hemos disco anteriormente, en el que se llevan a cabo actividades relacionadas con la gestión medioambiental.

En el parque de la Viesca destacamos el Puente de la Barquera que fue construido hace más de 80 años por la Real Compañía Asturiana de Minas para comunicar los accesos a la explotación minera con la ciudad, se trata de una pasarela metálica de 60 metros de luz y de apenas 1,5 metros de anchura. Unos 300 metros río abajo existe otra pasarla peatonal de construcción más reciente y de 65 metros de longitud que está suspendida mediante cables de acero sobre dos pórticos de hormigón situados en cada extremo del Besaya.

A lo largo del parque, existen diferentes zonas entrelazadas, desde zonas verdes, donde prima el uso colectivo, a los rincones recogidos, los espacios de sol y sombra o áreas más boscosas. Para ello de acondicionó el terreno para la reforestación, se llevaron a cabo plantaciones de árboles y arbustos, siembra de especies pratenses así como diverso mobiliario urbano. Para recorrer este espacio existen diversos caminos peatonales, además del carril bici que nos ocupa y que aprovecha la plataforma de la antigua vía férrea empleada para transportar el mineral hasta la planta y cargadero de Hinojedo.

Muy cerca de La Viesca se halla otro elemento de recuperación ambiental muy singular: es el denominado zanjón, que hace referencia a la que fuera la gran explotación a cielo abierto de la compañía minera AZSA. Ahora está inundado con el agua que aflora del subsuelo, y se ha convertido en un gran lago artificial de 306.000 metros cuadrados. De esta forma, se podrán destinar a uso público los terrenos industriales que quedaron libres tras concluir, en 2003, las explotaciones mineras, ahora propiedad del Gobierno cántabro.

En cuanto a la diversidad de especies en el parque, la riqueza vegetal se había establecido ya de forma espontánea, mediante especies como la cola de caballo, el electo común, el laurel, el saúco, el roble, el plátano, el olmo y el fresno. Para incrementar la variedad en el parque se plantaron también especies autóctonas como el arce silvestre, majuelo y avellano; además de otras ornamentales, como el roble americano o el castaño de indias. Esta diversidad acoge destacados asentamientos y presencias más esporádicas de pequeños mamíferos, roedores, aves rapaces, pájaros y reptiles, además de la muy estimable entomofauna, referida a los insectos. El Parque de la Viesca cuenta en toda su extensión con más de 1.000 árboles de diferentes especies.

En el Parque se han reforestado, entre otras muchas, las siguientes especies:

· Quercus faginea. Nombre común: Quejigo, roble carrasqueño. Es un árbol de hasta 20 metros de altura, de copa amplia, que en medio adversos se desarrolla como arbusto; las ramas jóvenes son tomentosas o glabrescentes. Crece en bosques de solana en las zonas bajas de valles internos, sobre depósitos de ladera calcáreos y bien drenados, desde 500 a 1500 metros de altitud.

· Quercus robur. Nombre común: Roble común, roble albar, Carballo. Es un árbol caducifolio de hasta 30 metros de altura, con la copa globosa, amplia y regular. Las raíces están bien desarrolladas, son profundas y tienen un eje central grueso de hasta 1,5 metros de profundidad. Crece en suelos profundos, frescos, generalmente ácidos y en zonas con un periodo seco nulo o muy corto, desde el nivel del mar a los 1000 metros de altitud.

· Fraxinus excelsior. Nombre común: Fresno. Es un árbol de entre 20 y 30 metros de altura, con un tronco recto de corteza gris blanquecina que se hace rugosa y más o menos agrietada con los años. La copa es ovalada, sin muchas ramas. Crece en bosques mixtos, orillas de ríos, en suelos frescos y ricos, básicos y neutros, desde el nivel del mar a los 1400 metros.

· Betula pubescens. Nombre común: Abedul pubescente. Se trata de un árbol caducifolio que alcanza 10-30 metros de altura. Aparece en las ribetes de los ríos, arroyos, orillas de lagunas, humedales… en suelos con gran permanencia de humedad, principalmente en montañas. Prefiere suelos ácido y sueltos, aguanta fríos intentos y crece en los 1000-2000 metros de altitud.

· Alnus glutinosa. Nombre común: Aliso. Un árbol de entre 17 y 22 metros de altura con 60-70 centímetros de diámetro en el tronco. El sistema radical no es profundo, pero está ramificados, especialmente en sustrato húmedo. Vive en los márgenes de los ríos y riberas, en los fondos de valle, zonas inundadas y laderas húmedas, desde el nivel del mar a los 1700 metros. Prefiere sustratos ácidos y aquellos ricos en limos, con humedad permanente, de aguas frecuentemente renovadas.

· Corylus avellana. Nombre común: Avellano. Es un arbusto o pequeño arbolillo caducifolio de hasta 8 metros de altura, en el que son característicos los numerosos hijuelos a modo de varas rectas que desarrolla desde las raíces y base de los tallos. Vive en orlas de bosques, en situaciones de sombra o incluso en zonas soleadas, en sustrato preferentemente calcáreo, con requerimientos medios de agua, ya que puede crecer en grietas de rocas o bordes de ríos, desde el nivel del mar a los 1700 metros.

· Laurus nobilis. Nombre común: Laurel. Es un árbol de pequeño tamaño que mide hasta 15 metros de alto, dioico y de goas perennes bastante aromáticas. Tiene tronco derecho con corteza lisa y ramas verdes, glabras y lustrosas de jóvenes, pero que toman color gris al envejecer. Crece sobre cualquier tipo de suelo, pero en los sueltos calizos y bien iluminados es donde mejor se desarrolla; hasta los 800 metros de altitud.

· Taxus baceta. Nombre común: Tejo. Se trata de un árbol dioico de hoja perenne que alcanza los 20 metros de altura. Tiene una copa piramidal amplia, con ramas horizontales o algo colgantes, especialmente en la terminación. El tejo vive en sitios frescos, húmedos, sombríos, generalmente laderas umbrías y barrancos, y soporta bien el frío, pero no las heladas tardías; es indiferente respecto a la naturaleza mineralógica del suelo, aunque prefiere ligeramente los calizos. Crece siempre de forma aislada.

· Crataegus monogyna. Nombre común: Espino albar. Es un árbol o arbusto espinoso, de hoja caduca, que puede alcanzar los 10 metros de altura aunque generalmente no sobrepasa la mitad. la corteza del tronco y las ramas son verde oliva, con tonos rojizos, y se hace gris oscuro con los años. Crece en matorrales, orlas de bosques, orillas de ríos, sebos, zarzales, espinares, desde el nivel del mar a los 1600 metros de altitud, en zonas soleadas, y en cualquier tipo de suelo.

· Ilex aquifolium. Nombre común: Acebo. Árbol o arbusto, perennifolio, dioico, de hasta 10 metros de altura, de corteza lisa y grisácea pero en las ramas verdes. Hojas persistentes, alternas y simples. Vive en suelos profundos y frescos, y participa en casi todos los tipos de bosques; como elemento dominante forma acabales, sobre todo en montaña.

VÍDEO DEL PARQUE DE LA VIESCA:



4 comentarios em El Parque de la Viesca

  1. ariane dice:

    Hola soy turista quiero visitar mañana el parque me gustaria saber si se puede cocinar en leña si hay espacio para ello

    • ViajarPorCantabria.com dice:

      Buenos días, sí, hay una zona de barbacoas donde se puede encender leña, sin problemas. Es un espacio muy bonito junto al río. Saludos.

  2. Yani dice:

    Se pueden utilizar barbacoas portatiles en el parque? De ser asi, en algun lugar concreto o a lo largo de todo el parque??

    • ViajarPorCantabria.com dice:

      Sí, se pueden usar barbacoas portátiles en la zona de las barbacoas. Junto al río. Un lugar muy tranquilo.


Escribe un comentario